Retiro - Terminal de Ómnibus de Buenos Aires - Argentina

Prometen pronto despegue de la Terminal de Ómnibus

Se inauguró hace dos años, pero tiene poco movimiento. Buscan revitalizarla antes de fin de año.  

Son dos mundos diferentes. En uno, miles de personas circulan como hormigas por un edificio de más de 30 años que por momentos colapsa. El otro es una obra nueva con locales a estrenar pero vacíos y con pocos visitantes. Esa es la realidad que viven hoy la vieja y nueva Terminal de Ómnibus de la ciudad de Córdoba, conocidas como T1 y T2.

Desde la empresa que las administra, la estatal Terminal de Ómnibus Córdoba Sociedad del Estado (Tocse), prometen que eso cambiará antes de fin de año. “La idea es recibir lo mejor posible a los turistas en el fin de año”, dice Alberto Riba, presidente de Tocse.

Desde la oficina de contralor de la T1, dan el dato clave. En la T1 se realiza casi el doble de toques de plataforma (entrada y salida de colectivos) que en la T2. De la vieja plataforma, entran y salen vehículos de corta, media y larga distancia, mientras que en el nuevo edificio casi todos los servicios que hay son de corta distancia.

Eso también se percibe en las boleterías. Hay unas 40 y sólo la mitad están ocupadas con empresas que hacen recorridos hacia las Sierras y Río Cuarto. “Las otras empresas se fueron yendo. Algunas siguen alquilando, pero no les conviene tener un empleado porque no tienen servicios desde esta terminal. Otras dejaron de alquilar”, comenta Daniela, empleada de una de las pocas empresas de larga distancia con sede en la T2. De los 34 locales comerciales disponibles en la nueva Terminal, sólo 12 están alquilados. El único bar no parece un bar. Es un quiosco con mesas y sillas de plástico.

Javier, en la caja del estacionamiento de la T2, compara el movimiento con el de la T1: “Si en la Terminal vieja entran 10 autos, aquí entra uno. La mayoría son mensuales de gente que trabaja en la Terminal”. En la T2 también faltan algunos servicios. Por ejemplo, no hay una sala de primeros auxilios y la que hay en la T1 está en el otro extremo del nuevo edificio. Tampoco hay una oficina del Ente Regulador de Servicios Públicos, por si se quiere hacer algún reclamo.

La T2 carece de lockers para guardar equipaje. Un punto de información turística funciona en la oficina del Centro de Atención al Ciudadano, pero no hay ningún cartel que lo indique.

El dato positivo: tras varios meses, la T2 tiene ascensores que funcionan, para que puedan usarlos las personas con movilidad reducida. Riba promete que el destino de la T2 va a cambiar. En menos de dos semanas, las empresas que realizan servicios desde y hacia Cuyo, Litoral y el norte del país deberán hacer base en la T2. “Eso logrará un equilibrio de personas circulando entre una y otra estación, por lo que atraerá a que más negocios se instalen en la T2”, apunta.

El nuevo edificio es amplio, por lo que la distancia entre plataformas y boleterías es larga. Riba explica que hay un proyecto para colocar las boleterías en el espacio central de la T2, de espaldas a las plataformas y enfrentadas a los locales comerciales. “Va a facilitar la compra de boletos de los pasajeros que llegan sobre la hora”, explica.

El actual sector de boletería se adaptaría para locales gastronómicos y comerciales.

En los dos edificios se instalarán pantallas LED para proyectar publicidad y también tendrán Wi-Fi gratis. Además, se está estudiando un sistema para comunicar por pantallas las salidas y llegadas de los colectivos. Estas tecnologías se instalarían en diciembre.

Reformas
Diariamente, unas 50 mil personas pasan por la vieja Terminal de Ómnibus. El edificio ya siente los años. Fue inaugurado en 1971 y desde esa fecha poco se ha hecho, asegura Riba.

Los baños, las escaleras y el piso están desgastados. Los locales comerciales son anticuados. No es una buena carta de presentación para los turistas que llegan a Córdoba.

Tocse está realizando refacciones. La primera etapa consiste en el cambio de los pisos. Ya se ha realizado en una buena parte de la superficie.

Se reemplazó el antiguo piso rojo por cerámicos de alto tránsito. “Falta cambiar la zona de las boleterías, la parte más lenta. Se va trabajar de noche”, comenta Riba.

El año que viene se seguirá con la refacción de los baños. Se renovarán las cañerías y los revestimientos. Luego se arreglarán los techos y se pintarán partes del edificio. “También vamos a mejorar el acceso al túnel que conecta las dos terminales”, indica el funcionario.

Si se concretan todas estas obras, las dos terminales lograrán por fin armonía y funcionalidad.

Una promesa que ya falló en los dos veranos anteriores.

Fecha: 18-11-2013

Fuente: La Voz

Enlace: http://www.lavoz.com.ar/cordoba-ciudad/prometen-pronto-despegue-de-la-terminal-de-omnibus

 

espacio publicitario central de pasajes